jueves, 5 de enero de 2012

Un Cuento de Osho


Un Cuento de Osho
Había un anciano pobre que vivía en un pueblito y tenía un hermoso caballo blanco. Los reyes ofrecían precios fabulosos por el caballo, pero el hombre decía: "Este caballo es mi amigo". El hombre era pobre, pero nunca vendió el caballo.
Una mañana vio que el caballo se había ido del establo.
Todo el pueblo se juntó y decía "¡Viejo loco!" Sabíamos que algún día te iban a robar el caballo. Tenías que haberlo vendido. ¡Qué desgracia!
El anciano respondió: Eso no necesariamente es cierto. Simplemente, el caballo no está en el establo. Esta es la realidad; todo lo demás es un juicio. Quién sabe si es una desgracia o una bendición.
La gente se reía del anciano. Sabían que estaba un poco loco. Pero después de quince días, el caballo de repente regresó. No lo habían robado; había ido a hacer una visita. No sólo eso; una docena de caballos salvajes volvieron con él. Otra vez la gente se juntaba y decía: ¡Viejo tenías razón! La desaparición de tu caballo no es una desgracia; realmente resultó una bendición.
El anciano dijo: "Otra vez están yendo demasiado lejos. Solo digan que el caballo volvió. Quién sabe si su regreso es una bendición o no. Cuando leen una palabra ¿Cómo pueden juzgar todo un libro?
La gente no hablaba mucho, pero sabía que estaba equivocado. Después de todo, doce caballos hermosos habían venido.
El único hijo del anciano comenzó a entrenar los caballos salvajes. Pero a la semana se cayó del caballo y rompió las piernas.
La gente se juntaba y nuevamente juzgaba: Tienes razón tener doce caballos era una desgracia. Tu hijo, tu único sostén, perdió sus piernas y ahora eres más pobre que nunca.
El anciano dijo: Están obsesionados con el juicio. Sólo digan que mi hijo se rompió las piernas. Nadie sabe si esto es una desgracia o una bendición. La vida tiene fragmentos y nunca se nos revela por completo.
Unas semanas más tarde, el país entró en guerra. Todos los jóvenes del pueblo fueron convocados por las milicias. Solo quedó el hijo del anciano porque estaba inválido. Todo el pueblo lloraba porque sabía que la mayoría de los jóvenes nunca regresaría
Le decían al anciano: Tenías razón: esto es una bendición. Tu hijo estará inválido, pero todavía está contigo. Nuestros hijos, en cambio se fueron para siempre.
El anciano repitió: "Nadie sabe, solo digan esto: "Nuestros hijos han entrado en la milicia, y el tuyo no". No podemos saber si esto es una bendición o una desgracia. Dejen de juzgar o siempre se obsesionarán con las partes y vivirán sacando "conclusiones falsas".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...