jueves, 9 de junio de 2011

MEDITACIONES OSHO


MEDITACIÓN

Compilación de textos de Osho provenientes de:

Meditación – La Primera y Última Libertad (1995) y The Orange Book (1994)


Meditar es un estado de no-mente, es decir, un estado de consciencia pura sin contenido específico, en el que te conviertes en simple testigo del fluir de tus sensaciones corporales, de tus pensamientos, de tus emociones, sin identificarte con ninguno, sin perseguir ningún objetivo, ningún deseo.

Los procesos mentales generan dualidad, diferenciación, evaluación, concentración, todos ellos contrarios a lo que es meditación. Para meditar deja tu mente a un segundo plano, haciéndote liviano, indiferente y no identificado con tus pensamientos, siendo un simple testigo de los mismos. Y asi como con los pensamientos, al meditar serás testigo de tus sensaciones corporales y de tus emociones.

Hay quienes creen que la meditación es concentración: nada más lejos de la realidad. En la concentración hay un sujeto que se concentra, ejerciendo un acto de voluntad, y un objeto sobre el cual se fija la atención, creando asi una dualidad de consciencia, una separación, una demarcación de límites en la que ejerces un proceso mental que por referencia al pasado busca comparar y encontar una conclusión. Todo esto se opone al estado meditativo. Por ello la concentración crea cansancio, mientras que la meditación puede hacerse por tiempo indefinido sin agotamiento alguno, ya que la meditación no es un acto de voluntad, ni una actividad mental, sino una relajación consciente en la que no existe división o separación entre lo interno y lo externo, no estás buscando comparar nada ni persigues arribar a conclusiones de ningún tipo.

"Observar es meditación. Lo que observas es irrelevante… puedes observar los árboles, puedes observar el río, puedes observar las nubes, puedes observar a los niños jugando. El objeto no es el propósito, sino la calidad de tu observación, la cualidad de estar alerta y consciente. Eso es meditación. Cualquier cosa que hagas con presencia es meditación. La acción no es el asunto sino la calidad que le imprimes a tu acción. Caminar puede ser meditación si caminas alerta. Estar sentado puede ser meditación lo haces con presencia. Escuchar estas palabras puede ser meditación si las escuchas con consciencia. Simplemente escuchar el ruido interior de tu propia mente puede ser meditación, si permaneces alerta y observador. El meollo está en no proceder dormido y entonces todo lo que hagas será meditación." -Osho. (1)

La clave y el espíritu esencial de la meditación está en aprender cómo presenciar, es decir, de convertirte en espectador de lo que ocurre en torno a ti, sin crear dualidad, sin crear separación, haciéndote uno con el todo. Y para presenciar es necesario primero permanecer centrado.

Al meditar aceptas tu lugar, tu momento, tu entorno presente, sin apegos, sin deseos, sin buscar, sin forzar, sin pensar en el pasado o en el futuro, sin repetir mantras mecánicamente, sin fijarte límites algunos. Al meditar no haces nada en particular sino que simplemente te dejas llevar y fluir con plena consciencia en tu experiencia del momento, sin interferir, sin discriminar, sin juzgar. Entiende que al meditar estás abriendo la puerta que abre tu expansión al amor, la libertad y la creatividad.

La meditación no está reñida con la acción, ni tienes que escapar de la vida para meditar. Todo lo contrario: tu vida continúa pero con mayor intensidad, con mayor alegría, con más creatividad, con mayor claridad y visión. La meditación te enseña una nueva forma de vida: estás armoniosamente centrado, distanciando del torbelino de acontecimientos externos a ti. Estás en el centro del ciclón, en un estado de éxtasis y realización.

"El éxtasis es nuestra propia naturaleza. No estar en éxtasis es simplemente innecesario. El estar en éxtasis es natural, espontáneo, no requiere de esfuerzo. Toma un gran esfuerzo el ser miserable… por eso es que luces tan cansado, porque la miseria es realmente un trabajo muy duro… para mantenerla es muy dificil porque estas haciendo algo contra la naturaleza. Estas yendo contra la corriente… eso es la miseria. ¿Y qué es la dicha? : es fluir con el rio. Tanto es asi, que la distinción entre el rio y tú simplemente se pierde: Tú eres el rio. ¿Cómo puede ser difícil el ir con el rio? No necesitas nadar, simplemente flotas y el rio te lleva al océano, porque el rio va para el oceano. La vida es un rio: no la empujes y así no serás miserable." -Osho. (2)

El miedo más grande del hombre está en conocerse a asi mismo. El cúmulo de condenaciones que a lo largo de tu vida has recibido de tus padres, de la escuela, de tus relaciones pasadas, de la sociedad, de tu religión, hace que desees esconderte de ti mismo, por tanta basura acumulada en tu interior.

Por eso evitas estar solo y tratas de llenarte de cosas externas, de inumerables pasatiempos y distracciones, o estás en el otro extremo ocupado con trabajos y carreras alocadas, de gente dispar, viviendo en angustia, impaciencia y apuros, haciéndote dependiente de tus seres y objetos queridos, viviendo dormido como drogado por todo lo externo a ti.

Esa manera de vida te lleva a no estar a solas contigo mismo en silencio. Y mientras más te alejas de tu propio centro, mientras más evades tu propia esencia, más te creas tensión, sufrimiento y miseria, cayendo en un círculo vicioso en el que crees que necesitas de más estímulos externos, que a su vez te irán alejando más de tu propia naturaleza interior.

"Da vida a las cosas que son hermosas… no des vida a cosas feas. No tienes tanto tiempo, tanta energía, para malgastar. Con tal corta vida y con tal pequeña energía de que dispones es sencillamente un estupidez el perderla en tristezas, en rabias, en odios, en celos… utilizala en amor, utilizala en algun acto creativo, utilizala en amistad, utilizala en meditación. Haz algo con ella que te lleve más alto, y mientras más alto alcances más fuentes estaran disponibles para ti. Y en el más alto punto de consciencia tu eres casi como un Dios. Esta en tus manos." -Osho. (3)

La meditación es la gran transformación, es el camino que te lleva desde el lugar donde ahora estás, al lugar a donde deberías estar, ese lugar que añoras desde en el fondo de tu ser, ese lugar donde mora la plena armonía y celebración contigo mismo y con la vida. La meditación te lleva a percatarte de tu propia perfección tal cual eres; a recordar y recuperar tu estado original de pureza cuando nacistes, y que fuistes perdiendo a medida que fuistes entrenado y programado para ser un engranaje, un simple apéndice de la sociedad en la que crecistes.

Para meditar con efectividad, tienes que partir de la base de que eres consciente de amarte a ti mismo. Sin este prerequisito, la meditación no dará sus frutos, ya que meditación es simplemente estar en un estado de dicha contigo mismo, con tu propia presencia. ¿Y cómo te amás a ti mismo? Aceptándote y queriéndote tal cual eres, sin juicio, conectado con tus cualidades innatas, que son únicas, individuales, irrepetibles; recuperando tu autoestima, tu respeto y dignidad por ti mismo; renunciando a tu pasado oscuro para volver a estar fresco, como recien nacido en la inocencia y pureza de tu esencia.

"Aceptate a ti mismo, como tu eres, y esa es una de las cosas más difíciles del mundo, porque va contra tu entrenamiento, educación, tu cultura. Desde el inicio te fueron diciendo como tenias que ser, nadie nunca te dijo que tu eras bueno como tu eres. No seas obsecionado contigo mismo, pero un amor propio natural es imprescindible, es una condición básica por la cual puedes entonces amar a otros. Aceptate a ti mismo, ámate a ti mismo. Ninguna otra persona ha sido jamás como tu y nadie más será como tu. Tu eres simplemente único, incomparable: acepta esto, ama esto, celebra esto, y en esa misma celebracion comenzaras a ver la singularidad de los demás, la incomparable belleza de los otros. El amor es solo posible cuando hay una profunda aceptación de uno mismo, del otro, del mundo. Aceptar es el elemento clave en el cual crece el amor, en el cual florece el amor." -Osho. (4)

En el proceso de meditación vas a ir entrando, paulatinamente con el paso del tiempo y acorde a la persistencia en tus prácticas cotidianas, en un mayor grado de consciencia, de mayor presencia en el momento del presente.

Puede ocurrir que la luz que portas vaya gradualmente revelando asuntos turbios e incómodos que tengas acumulado en tu subconsciente. Es como cuando entras por primera vez a un cuarto oscuro con una vela y empiezas a ver objetos extraños y antiguos. Algunos serán utiles y que podrás aprovechar, otros serán inútiles y que habrá que desechar. Es un proceso de limpieza interior, que es la verdadera sanacion.

La sanacion puede ser a veces incomoda. Una manera de enfretar los efectos contraproducentes de ese proceso de sanacion es el siguiente: Cada vez que te encuentres en un estado de miedo, de rabia, de duda, de bloqueo, de angustia, de melancolía, de adversidad, de dolor, simplemente asume el rol de testigo de tal emoción o sensación sin luchar en contra de ella. Cuando te topes interiormente con alguno de estos estados, no te opongas ni pretendas ignorarlo pues estarías exponiéndote a males mayores. En lugar de hacer resistencia, peleando con tus pensamientos, con tus acondicionamientos del pasado, observa tus emociones y sensaciones sin juicio, sin censura, sin condena, permaneciendo en silencio y quietud, puramente atestiguando sobre aquello con lo que te encuentras.

Ser testigo implica tomar una postura de espectador sin prejuicios, de imparcialidad absoluta. Cuando permeneces como testigo de ti mismo, encontrarás paulatinamente cómo todas esas capas de resistencia, de negatividad, se van disolviendo por si mismás, se van depurando, se van tramutando, sacando a relucir tu potencial creativo, tu confianza plena, tu alegría de vivir, tu amor sin límites. Con el paso del tiempo, al permanecer como un espectador de todo cuanto te ocurre, te irás haciendo más y más consciente de que en tu propia esencia interior, en tu propio centro, tu no eres tu cuerpo físico ni tus poseciones materiales; tu no eres tu mente ni lo que has aprendido, tu no eres tus emociones ni lo que has sufrido o disfrutado, sino que tu simplemente eres esencia pura existencial, eres una unidad con el todo de la creación universal. Y asi, con esa actitud de trascendencia todo el cielo estará abierto para ti y todo lo que te ocurra será una bendición, una oportunidad de crecimiento, de expansión de tu más puro y sublime potencial.

"La capacidad de estar solo es la capacidad para amar. Puede lucir paradójico para ti, pero no lo es. Es una verdad existencial. Solamente aquellas personas capaces de estar solas son capaces de amar, de compartir, de entrar en las más profundas capas de la otra persona, sin posesividad, sin volverse dependientes del otro, sin reducir al otro a un objeto y sin convertirse en adictos del otro. Le permiten al otro absoluta libertad, porque saben que si el otro se va, permanecerán tan felices como están. Su felicidad no puede ser llevada por el otro, porque no proviene del otro. Entonces, ¿porqué querran estar juntos? Porque ya no es más una necesidad, sino un lujo: ellos disfrutan compartir; ellos tienen tanto disfrute en si mismos que quieren vertirlo en otro. Ellos saben como tocar el instrumento musical de su vida como virtuosos solistas. El flautista sabe disfrutar de su flauta como solista… y si viene y se encuentra con un solista de las cuerdas con quien disfrutar conjuntamente de su música a duo, entonces haran armonía entre la flauta y las cuerdas." –Osho. (5)

Cuando tu presencia interna gradualmente se vaya haciendo más profunda, llegarán momentos de silencio, de quietud, de espacio puro y transparente en el que sabrás quien eres y encontrarás respuesta a los misterios de tu existencia. Llegará finalmente el día en que la meditación se convertirá en tu estado natural y permanente de ser, en el que te has soltado y liberado en tu propio ser. Entonces ninguna técnica será ya necesaria pues tu vida entera: instante a instante, será una contínua y fluída meditación sin fin. Pero hasta tanto eso no ocurra –y tampoco esperes ansiosamente a que eso ocurra- necesitaras perseverar con constancia y paciencia, pero sin esfuerzo, aplicando las técnicas o métodos de meditación que mejor se adapten a tus circunstancias personales.

Para transitar por el sendero de la meditación requieres tener cuidado y estar muy alerta, pues por incontable tiempo has estado sujeto a los vaivenes y trucos de tu propia mente, que en lugar de ser tu instrumento de ascención, se ha alzado y convertido en un artífice dominante y limitante que te ha sometido a caprichos y concepciones que vienen impuestos por otras personas, por la sociedad, por la cultura, por la religión, por las crencias políticas, en fin, por tantos aspectos ajenos a tu esencia pura, que no te has detenido a cuestionar y cuyos objetivos son el controlarte para explotarte al antojo y conveniencia de terceras personas.

"El cielo esta aqui… solo que tienes que saber cómo vivirlo. Y el infierno también está aquí… y ya tu sabes perfectamente bien como vivirlo. Es solo un asunto de cambiar tu perspectiva, tu encuentro hacia la vida. La tierra es hermosa… si tu comienzas a vivir su belleza, disfrutando de sus dichas, estas en el paraíso. Si tu condenas todo, entonces la misma tierra se torna en un infierno, solo para ti. Depende de ti en que estado vives, es tu propia transformación, no es un cambio de lugar sino un cambio de espacio interior. Vive en gracia, sin culpabilidad. Vive en totalidad y entonces el cielo dejará de ser un concepto metafísico para convertirse en tu propia experiencia." -Osho. (6)

La técnica específica de meditación que utilices es solo el vehículo que tu resuelves tomar para conectarte mejor con tu realidad, con tu propia esencia, acorde a las circunstancias de tu momento. Por ello es conveniente que la selecciones acorde a lo que más sea cónsono con tu propia naturaleza. Si sientes que estas forzando algo, no tendrás éxito. Mientras más luchas, más te alejas de la victoria. Hay personas que están más orientadas a la actividad de su cuerpo y para ellas el ejercicio físico consciente puede ser su meditación. Otras personas están más conectadas con su corazón y para ellas la oración puede ser su camino de meditación. Para los más inclinados a la intelectualidad, el estar sentado en una cómoda poltrona sin hacer nada puede ser su meditación.

La meditación es la fuente que te da entendimiento y luz, por ser tu experiencia interior, con la cual adquieres verdadera sabiduría, que no es más que la expresión exterior de tu experiencia interior. Cuando mediante tu meditación sientas amor incondicional, sabrás inequívocamente que tu meditación es auténtica, que es efectiva. El hombre dedicado a la meditación no puede errar: es un ser feliz. En cambio un hombre que solo ha adquirido sabiduría por libros, no es más que un loro, solo capaz de repetir lo que otros han dicho. El conocimiento real proviene de la meditación, que es substancia de la sabiduría. Solo penetrando en lo más profundo de tu ser, mediante la meditación, encontrarás auténtica sabiduría que se manifestará externamente en todo lo que digas, hagas, no digas, o no hagas. Solo la mente crea distinciones, separaciones, argumentaciones inútiles y dualidad que solo te traerán conflicto y confusión.

"Vivir en abundancia es la única cosa espiritual en el mundo. Solo observa a la existencia con su abundancia. ¿Cual es la necesidad de tanta cantidad de flores? Solo con las rosas podría ser suficiente, pero la existencia es abundancia. Millones y millones de flores, millones de pájaros, millones de animales. La naturaleza no es ascética. La abundancia es la mera esencia de la existencia. La riqueza es el propio fundamento de todo. La existencia no cree en la pobreza. Y mi esfuerzo está dirigido a llevar al hombre de nuevo hacia su ser natural." -Osho. (7)

El sendero de la meditación -concebido como un tránsito de no-mente, es decir, un estado de consciencia pura sin contenido específico- es el sendero de la liberación y de la apertura hacia tu exquisito y único potencial como individuo, como persona libre de ataduras e ideas preconcebidas, libre de pensamientos limitantes y castrantes, dispuesto a crecer y a recibir de brazos abiertos, sin apuro, sin aprehensión, todo aquello que la existencia coloque a tu camino, aceptando en amor las facilidades y las dificultades, como simples aventuras o retos, para experimentarlas con intensidad y totalidad, como parte del maravilloso juego de la vida.

===================

El maestro Osho regaló a la humanidad metodologías y ejercicios de meditación, diseñados para el hombre moderno, que te hacen más conscientes y alertas, permitiéndote depurarte de mucho lastre que hasta ahora te ha impedido estar armoniosamente centrado en tu interior.

Las meditaciones implementadas por Osho, te van a limpiar de mucha basura que por tanto tiempo has acumulado dentro de ti mismo, bloqueando y limitando tu auténtico potencial. Para ello existen diversas terapias y meditaciones catárticas, que movilizan tu energía corporal, mental y emocional, como por ejemplo las prácticas de la meditación dinámica, la meditación kundalini y otras. Puedes hacerlas en tu casa, a solas, pero cuando las realizas grupalmente cobran una nueva dimensión. No son meditaciones para elevar tu espiritualidad hacia una meta predeterminada, sino que están diseñadas para limpiar, preparar y abonar el terreno para que en forma natural florezca tu propia esencia espiritual.

En las meditaciones de Osho encontrarás un balance y una progresión única acorde a tu naturaleza. Cuerpo, mente y corazón son atendidos en ese orden para luego trascenderlos. Lo importante es entrar en el estado de meditación, utilizando alguna técnica con la cual te sientas en pleno disfrute. Si no hay disfrute, abandónala y prueba con otra. Si existe disfrute entonces realízala con totalidad hasta que le extraigas todo el jugo a esa técnica en particular. Pero tampoco te hagas adicto al método ya que eventualmente tendrás que abandonarlo también. Si la práctica se convierte en algo automático, pierdes tu sentido de presencia y entonces no tiene sentido continuarla. Busca otro método en el que puedas mantener tu estado de presencia, de consciencia, tu sentido de estar alerta. Asi, tu evolución y proceso estarán en sintonía con la existencia, la cual te ofrecerá otras alternativas con las cuales continuar tu camino.

Citas:

(1) The Search -Talks on The Ten Bulls of Zen. @1977

(2) The Book of Wisdom -Discourses on Atisha's Seven Points of Mind Training. @1993

(3) The Transmission of the Lamp. @1989

(4) The Revolution -Discourses on Kabir. @1979

(5) Unio Mystica, Vol 2 -Discourses on the Sufi Mystic, Hakim Sanai. @1980

(6) (idem 2.-)

(7) Beyond Psychology. @1988

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...